La digitalización de la economía es una realidad y un aspecto creciente en el desarrollo de las empresas. Conocer cómo se está produciendo, los esquemas que está cambiando y consecuencias como la eclosión del comercio electrónico o el fintech ayudan a adaptarse de forma más rápida y efectiva.

Efectos de la transformación digital

Uno de los efectos principales viene en el tipo de interacción que tienen empresa y cliente. Hasta ahora era unidireccional. El fabricante deseaba vender un producto a los consumidores, estudiaba al tipo de cliente que podía interesarle y lanzaba mensajes publicitarios para conectar con él. Ahora es distinto. Con las redes sociales y el uso global de Internet los usuarios son dueños del canal, interactúan con las empresas y establecen unos lazos mayores de afinidad, pero también de recelo. Se ha pasado de la unidireccionalidad a la multidireccionalidad.

Es por ello que toda empresa importante debe tener un equipo experto en redes sociales y digitalización. No se trata de disponer una web atractiva visualmente y en la que aparezcan los productos, servicios y forma de contacto. Generar un tráfico web mediante contenidos interesantes y utilizar de forma inteligente las redes sociales permite una interconectividad empresa-cliente que redunda en un aumento de ventas y por tanto en un beneficio directo para la compañía.

Marca, big data y gestión interna

Pero la transformación digital no solo afecta al trato con los clientes, sino que está transformando por completo el concepto de empresa que se tenía hasta ahora. Un ejemplo es la marca. Antes la empresa tenía un mayor control sobre su marca, las señas de identidad de la compañía (logo, serigrafías) y su reputación. Todo eso ha cambiado, y es necesario una atención total al concepto de la marca en todas las comunicaciones que se ponen en marcha a través de la red. Unificar la imagen de marca, los colores, el estilo de los mensajes… una labor compleja pero que da resultado.

Otra de las consecuencias de la transformación digital es la aparición del big data. Los datos se han convertido en la obsesión de las grandes empresas, y es fácil de entender. Hoy en día se puede conocer el lugar en el que están los clientes, los sitios que visitan, los vídeos que ven en YouTube, sus búsquedas en Google…y eso es tremendamente beneficioso para llegar a esos consumidores con productos que gracias a ese estudio de mercado se sabe que les interesa.

Finalmente, la digitalización de la economía llega a los procesos productivos, de gestión interna de los negocios. Programas informáticos como los fintech permiten, por ejemplo, llevar la contabilidad de la empresa en el marco de soluciones avanzadas de gestión, en las que trabaja la empresa especializada TBSAGORA con múltiples posibilidades.

Suscríbete a nuestra Newsletter mensual

Podrás recibir en tu correo electrónico todas las novedades relacionadas con la transformación digital y las tendencias del mundo financialtech, así como nuestros artículos de opinión y eventos más relevantes.

Tus datos no serán revelados a terceros. Puedes darte de baja en cualquier momento.